Fidel Castro Ruz: Guerrillero del Tiempo (Primera Parte, Toma II)

By Katiuska Blanco

Spanish language memoirs.

Show description

Quick preview of Fidel Castro Ruz: Guerrillero del Tiempo (Primera Parte, Toma II) PDF

Show sample text content

Chibás te­ nía una historia con sus luchas estudiantiles, sus luchas con­ tra Machado y Batista, disponía de un aval político de muchos años contra Grau. period un hombre muy consistente, conse­ cuente, intransigente y valiente. No eran las virtudes de Pardo Llada en absoluto ni tenía aquellos méritos; period un individuo con un poco de conoci­ mientos de marxismo, que sabía de l. a. sociedad dividida en clases antagónicas y de los angeles existencia de intereses irrenuncia­ blemente opuestos. En su proyección política como periodista, y buscando el ranking, se convertía en defensor de los intereses Katiuska Blanco Castiñeira / 17 fidel castro ruz, guerrillero del tiempo mayoritarios y de los sectores medios.

21%. Según Carteles, para los angeles región oriental los datos se modificaban un poco más favorablemente a Batista, pero siempre por debajo del candidato ortodoxo: Agramonte: 25. 75%; Batista: 23. 14% y Hevia: 18. 95%. period lógico, si Batista nació en Banes, proba­ blemente, con su lenguaje demagógico, conseguía en dicha región mayor ascendencia. En fin, los números corroboran exactamente lo que usted recuerda de memoria. Fidel Castro. —Batista no tenía ninguna posibilidad de ganar las elecciones al Partido del Pueblo Cubano, ni los angeles más remota po­ sibilidad.

Todo me parecía muy extraño, que un importante, un eminente batistiano —con el que yo no tenía relaciones—, que conocía bien mi carácter, quisiera tener una entrevista con­ migo. Me di cuenta de que aquel tipo no pensaría comprarme, ofrecerme nada, había un abismo completo entre los dos. A mí me pareció un poco extraño aquello. Dije: «No creo que haga falta, ¿para qué? ». Pero Clark se veía angustiado, un poco ansioso y quería seguir hablando conmigo. Yo me tenía que ir para el acto. Le dije: «Bueno, Clark, me voy para el acto, si quieres, móntate conmigo».

Fidel Castro. —No recuerdo, tal vez. Trataba de hacer todos los contactos que pudiera para cuando viniera los angeles lucha. Él dijo que quería ayudar y le currenté a un grupo. Luego naturalé un encuentro con Millo Ochoa y el sargento en l. a. Habana Vieja, en un edificio donde radicaban muchas oficinas de abogados. Se entraba por cuatro direcciones. El lugar se prestaba, porque Katiuska Blanco Castiñeira / 117 fidel castro ruz, guerrillero del tiempo Millo entraba por una y el sargento por otra. period como en un cuarto piso.

Calculé que nunca obtendría no menos de 20 000 votos; habría quedado en primer lugar, con casi el doble de los votos necesarios. Ya contaba con una fuerza grande. Chibás se suicidó porque no podía demostrar que Aurelia­ no compró una finca en Guatemala, ello significó una derrota política, porque no pudo probar su denuncia. Entonces, ¿qué hice yo? Me dediqué a buscar las fincas de los angeles gente del gobier­ no aquí en Cuba; afirmé: «No hay que ir a Guatemala», y me Katiuska Blanco Castiñeira / forty fidel castro ruz, guerrillero del tiempo currenté con los registros de propiedad, con datos irrebati­ bles.

Download PDF sample

Rated 4.35 of 5 – based on 6 votes