Mi Primera Vida = My First Life (Vintage Espanol)

Pocos personajes de l. a. historia reciente han tenido el impacto de Hugo Rafael Chávez Frías (1954-2013). Presidente de Venezuela desde 1999 hasta 2013, su mensaje de las realizaciones de l. a. Revolución Bolivariana inició un movimiento en América Latina que abrió el camino para dirigentes nuevos, de origen sindical, militante social, militar o hasta guerrillero: Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff en Brasil, Evo Morales en Bolivia, Rafael Correa en Ecuador, Néstor Kirchner y Cristina Fernández en Argentina, Tabaré Vázquez y José “Pepe” Mujica en Uruguay, y tantos otros. En este revelador libro, fruto de cinco años de trabajo y más de doscientas horas de conversaciones con Chávez, Ignacio Ramonet logra retratar al dirigente venezolano a través de sus propias palabras.
¿Quién period Chávez antes de convertirse en una personalidad pública universalmente conocida? ¿Cómo fue su infancia? ¿Cómo se formó? ¿Cuándo se inició en l. a. política? ¿Cuáles fueron sus lecturas? ¿Qué influencias recibió? ¿Cuál period su visión geopolítica? ¿Qué corriente ideológica reclamaba? Estas memorias dialogadas, centradas en los angeles primera etapa de l. a. vida del presidente venezolano, clave y explicación de su posterior trayectoria, son una obra de historia insoslayable para quien quiera entender el arranque del siglo— en  América Latina y el mundo.

Show description

Quick preview of Mi Primera Vida = My First Life (Vintage Espanol) PDF

Show sample text content

Los viernes había película, y antes de los angeles película podíamos presentar unos grupos, media hora. Así hicimos. Una noche llevamos a Cristina Maica que tenía entonces unos 15 años… �Quién es? Una gran cantante. Recuerdo que Maluenga me dijo: “No se olvide de ese nombre: Cristina Maica. Esa carajita va a ser una gran cantante”. No se equivocó; es de las mejores. Fidel se enamoró de ella. Cuando vino [en octubre de 2000], almorzamos en los angeles Cancillería, invitamos a Cristina y cantó; se paseaba por las mesas… Interpretó una canción muy renowned: “La vecina”.

Y a ese respecto �qué nos cube El Oráculo? “Guerrero combatiente, cuando termines una batalla no envaines l. a. espada. �Para qué? Si mañana vendrá otra batalla”. Lo mismo digo, el camino que viene está lleno de batallas. Pero en cada una de esas batallas obtendremos el trofeo de los angeles victoria. Volviendo a lo que hablábamos, me decía que decidió precisamente “volver a l. a. batalla” y convencer a sus amigos del MBR-200 de l. a. necesidad de ir a elecciones. Sí. Me puse las botas otra vez, y convoqué a un Congreso nacional del MBR-200 para debatir durante varios días.

Porque en los angeles televisión, unos “analistas” ponían en cámara lenta las imágenes, y explicaban: “Fíjense, Chávez saluda y Fidel también. Pero dejemos correr los angeles imagen y vean: Fidel baja los angeles mano primero, y Chávez se queda saludándolo un largo rato. Es el código de l. a. �subordinación! ”. Me presentaban como un subordinado a las órdenes de Fidel, al servicio de Cuba… Yo me reía después. Aunque también me preocupaba porque esa campaña fue muy agresiva. �Aún sigue! Pero fíjese, no sé si le narré lo que me pasó con un borrachito �le conté eso?

Y fíjese lo que viene después: “No importa, aquí puede ser. Todos los que no pudieron, que regresen”. O sea Ezequiel Zamora, “Maisanta”, Pancho Villa, Zapata, Sandino, Che Guevara. … Todos. Ahora, fíjese lo que viene aquí. Yo escribía todos los días. Y, a partir de un momento, l. a. cosa se puso más caliente. Nos mudamos a un pueblito bonito, San Mateo. Y se decidió que el puesto de comando se ubicara en un parque ferial. Un parque ferial period un sitio de exposición de ganado. Yo critiqué mucho eso porque estaba demasiado cerca del pueblo.

Claro, nuestro Movimiento nació en el debate, con distintas corrientes, había libertad de opiniones… l. a. primera vez que hablé de los angeles posibilidad de ir a elecciones fue en Cumaná. Y cuando llegamos después al sitio de descanso, mis propios escoltas, que andaban con una pistola o un fusil viejo de los angeles época de l. a. guerrilla, vinieron a hablar conmigo, eran como ocho. Me dijeron: “Comandante, lo queremos mucho, pero para elecciones no cuente con nosotros”. Muchos compañeros me acusaban de traicionar al MBR-200, de dejarme llevar por el electoralismo.

Download PDF sample

Rated 4.90 of 5 – based on 12 votes